CABEZA IFE

CBZ.VRD.IFE.77.BRC

Cabeza decorativa Ife realizada en bronce.

País: Nigeria

Material: Bronce

Medidas: 30cm alto x 16cm ancho x 17cm fondo

539,90

1 disponibles

Las cabezas de Ife son sólo algunas muestras del arte de Ife, ciudad espiritual de la etnia yoruba y excepcional foco cultural y artístico entre los siglos IX y XV.
La ciudad de Ife es hoy una metrópoli de más de medio millón de habitantes, pero según la mitología yoruba fue el “lugar en el que se originó el mundo”. Los yoruba dan gran importancia a la cabeza, y consideran que hay una exterior y otra interior, la sede del espíritu y los rasgos mentales.

Estan hechas con la técnica de la cera perdida, principalmente en bronce.
Esta técnica es un procedimineto escultórico de tradición muy antigua, es muy laboriosa y requiere un largo proceso de fabricación.
Se elabora mediante un molde de cera de abeja. Este procedimiento de fabricación de pequeñas, y de no tan pequeñas esculturas de bronce ha sido practicado en casi toda África, principalmente en las zonas costeras por tener mayor facilidad para obtener las materias primas.
El artista esculpe o trabaja una pequeña figura en cera, hasta conseguir la forma deseada. En la parte superior, se fijan varios conductos también de cera; el artista recubre el interior y el exterior con arcilla refractaria húmeda o barro y procura que la capa externa sea más espesa, para dar mayor solidez al conjunto. Se deja secar al sol o en un horno, según el mayor o menor grado de técnica alcanzada por el artista. Cuando la se ha secado bien, calienta la pieza para fundir la cera y queda un vacío en el que se introduce el metal en fusión. Hay quien no retira previamente la cera pues ésta se irá fundiendo y saliendo por las toberas de expulsión a medida que se vierte el metal fundido. En algunos lugares, el artista coloca la cabeza de forma que el metal fundido se extienda primero por el rostro, pues así un modelo delicado tenía más posibilidades de ser realizado con éxito. El metal se extiende hasta ocupar todos los recovecos del molde. Se practican dos orificios, uno por el que se cuela el bronce o metal fundido y otro por el que se escapa la cera, que será tapado en el momento adecuado dejando, a continuación, enfriar el molde. Una vez frío se rompe el molde y la figura obtenida se terminará con cincel u otros instrumentos incisivos logrando figuras tan especiales como las que tenemos en Sankore.